Buscar

Biblioteca Oscar Masotta

La biblioteca de la Escuela Freudiana de la Argentina

Categoría

Notas

Textos de autor.

La escritura en tanto síntoma, delirio o expiación

Psicoanalisis y literatura foto

Por Anabel Salafia

Presentación en la Mesa “Diálogos con escritores y psicoanalistas”, el 25 de noviembre de 2015 en la Sala Augusto raúl Cortazar de la Biblioteca Nacional

Cuando Griselda García me propuso hacer esta intervención aquí en la Biblioteca Nacional, pensé inmediatamente en esa particular tensión entre literatura y psicoanálisis a la que en determinado momento se refiere Ricardo Piglia. Porque esa tensión se debe, por lo menos en parte, a la diferencia que entre literatura y psicoanálisis instaura la escritura.

En el psicoanálisis particularmente a partir de Lacan existe una concepción de la escritura, una función de la letra, que no solo es diferente a la que tiene la literatura sino que varía dentro del mismo discurso en la medida en la práctica misma del análisis descubre la necesidad de una concepción nueva de la letra.

Cuando Jacques Lacan descubre la instancia de la letra en el inconsciente todavía la letra tiene una función de significante, pero justamente esta función de la letra como significante pone de manifiesto la abertura, la hiancia, que nunca se cerrará entre lo oral, el verbo, y lo escrito.

El lingüista dirá que se trata de dos sistemas diferentes, y es cierto, pero esto da lugar a algunas preguntas interesantes, como por ejemplo, ¿es el mismo sujeto el que habla y el que escribe? Seguir leyendo “La escritura en tanto síntoma, delirio o expiación”

Una cuestión de acentos, diptongos y lazo social

Psicoanalisis y literatura foto

Por Norberto Ferreyra

Presentación en la Mesa “Diálogos con escritores y psicoanalistas”, el 25 de noviembre de 2015 en la Sala Augusto raúl Cortazar de la Biblioteca Nacional

En principio gracias a ustedes por estar acá y por escucharnos a todos. Le agradezco a Griselda García que me sorprendió su llamado, ya que tenía un buen recuerdo de ella y con esta invitación, más aún.

Voy a hablar de Literatura y Psicoanálisis fundamentalmente para ubicar el psicoanálisis en este encuentro. Primero la literatura puede existir sin el psicoanálisis; no es seguro que el psicoanálisis exista sin la literatura; por otra parte la literatura no tiene que ver con el nacimiento del psicoanálisis, la que tiene que ver con el nacimiento del psicoanálisis es la ciencia. Esto es muy importante, si no hay esta ciencia moderna no hubiera existido el psicoanálisis. Es decir, que el psicoanálisis no surge de la literatura. Seguir leyendo “Una cuestión de acentos, diptongos y lazo social”

La voz da a ver… Cómo entrar en la palabra de otro…

Por Jorgelina Estelrrich

Si la peculiaridad que hace a una biblioteca es relativa al lector que la constituye y donde lo escrito es objeto de intercambio, de investigación, de difusión, en principio los modos de organización y funcionamiento que lo hacen posible no son ajenos a las medidas con las que se ajusta su construcción, disponiendo de un espacio común, constituyéndose este, una y otra vez, con algunos tramos ya hechos y otros por hacer.

Nuestra biblioteca no solo se va delimitando por los libros de los que se dispone, el trabajo de los textos y otros diversos materiales que la habitan, sino particularmente por los autores cuya obra nos orienta en la lectura y por la trama que entre escritores y lectores componemos y mantenemos en relación a la especificidad que hace a la formación de los analistas y en la transmisión de lo que el psicoanálisis nos enseña a partir del descubrimiento de Freud y la letra de Lacan, en el nombre de Masotta.

Es en razón de esto, que se abre a todos aquéllos con los que, también pueda extenderse hacia otros ámbitos de la cultura, tanto sea de la ciencia como del arte o de otros saberes que la discursividad de nuestro tiempo pone en juego.

Seguir leyendo “La voz da a ver… Cómo entrar en la palabra de otro…”

Lectores, libros, pantallas

Por Andrés Barbarosch

George Steiner en un libro habla de cuatro clases de dificultades a la hora de querer descifrar una palabra, un poema o un libro. Las primeras en nombrar son las contingentes que son las que voy a comentar. Todo es posible de averiguar en una biblioteca infinita, en una biblioteca de Babel tal como de la que habla Borges.

Es así que los problemas que puede suscitar la clínica psicoanalítica pueden ser tratados a partir de una biblioteca de psicoanálisis. Lo que a simple vista parecía ficción científica se transforma en una ilusión verídica al pensar en la cantidad de libros digitales que habitan en la web, en bibliotecas virtuales y que pueden ser leídos en una pantalla. La biblioteca virtual amenaza a sustituir la material. Seguir leyendo “Lectores, libros, pantallas”

Homenaje a Freud a 159 años de su nacimiento

Un cráter en la luna. O dos
Por Patricia Martínez

“No cuenten con que celebraré los hechos de la vida de Sigmund Freud. Ustedes conocen su obra y ¿quién no la conoce? ¿Quién de nuestra generación no la formuló íntimamente y la transformó? Ella vive, magnifico descubrimiento del alma humana, como leyenda inmortal en todos los idiomas, y esto en el más estricto sentido de la palabra, porque ¿existe acaso una lengua que pudiera no echar de menos y carecer otra vez de los conceptos y los términos qué le arrancó al crepúsculo de lo inconsciente?”
Palabras pronunciadas por Stefan Zweig en los funerales de Sigmund Freud.

El 6 de mayo de 1856, en un pueblo de Moravia, que para esa fecha formaba parte del Imperio Austro Húngaro, nació Sigismundo Freud. El pueblo se llamaba Freiberg, luego paso a llamarse Pribor, actual república Checa.

Ochenta años después, el 6 de mayo de 1936, para el octogésimo aniversario de Sigmund Freud, un grupo de intelectuales de la época le dirige una carta pública de felicitación. El texto estaba encabezado por Stefan Zweig, Thomas Mann, Romain Rolland, Virginia Woolf, Hebert G. Wells, y adherían al mismo cerca de trescientas cincuenta personalidades de la talla de Salvador Dalí, Hermann Hesse, André Gide, James Joyce, Robert Musil y Pablo Picasso por solo nombrar algunos.

Hoy, la sola mención de la fecha nos da el clima social de la época. Hitler y Mussolini estaban en el poder, España a punto estallar, ya se podía percibir la sombra siniestra de los tiempos por venir. Tres años antes, el 10 de mayo de 1933, los libros de Freud fueron entregados a la hoguera por el régimen Nazi.

En ese contexto, que un grupo de intelectuales y notables hiciera pública una carta de reconocimiento al hombre cuyos libros eran censurados cobra otro valor y por si solo vale el recuerdo del texto, que da por otro lado, cabal idea de los alcances que en la cultura produjo la obra de Freud.

“Qué el octogésimo Aniversario de Freud sea una venturosa oportunidad para expresarle al iniciador de un nuevo y más profundo conocimiento de la humanidad, nuestras congratulaciones y nuestra veneración.

Este intrépido descubridor, importante en cada esfera de su trabajo, como médico y psicólogo, como filósofo y literato, ha sido durante dos generaciones, un guía a través de regiones de la mente humana hasta entonces inexploradas.

Espíritu completamente independiente, un “hombre y caballero de osado mirar” como Nietzsche dice de Schopenhauer, un pensador e investigador, que supo resistir solo, y sin embargo atraer a muchos.

Avanzó por su camino y llegó a verdades que parecieron peligrosas porque ponían al descubierto lo que el miedo había escondido e iluminó lugares oscuros.

Expresó nuevos y diversos problemas y cambió normas antiguas. Su búsqueda y sus hallazgos ampliaron enormemente el alcance de la exploración intelectual, e incluso hizo que sus opositores se conviertan en deudores suyos por el ímpetu del pensar creador que les transmitió.

Aunque los años futuros puedan superar o modificar este o aquel resultado de su investigación; las preguntas que Sigmund Freud hizo a la humanidad nunca podrán silenciarse, ni sus hallazgos ser negados u oscurecidos por mucho tiempo.

Seguir leyendo “Homenaje a Freud a 159 años de su nacimiento”

Blog de WordPress.com.

Subir ↑