Por Stella Maris Nieto

¨La verdadera barrera que detiene al sujeto ante el campo innombrable del deseo radical, en la medida que es el campo de la destrucción absoluta, más allá de la putrefacción, es hablando estrictamente, el fenómeno estético, en la medida que es identificable con la experiencia de lo bello… el resplandor de lo verdadero¨

J. Lacan Seminario La Ética del Psicoanálisis. Las paradojas del goce.

Fedra, como  figura de la tragedia griega, revela el destino de una mujer en un mundo donde los dioses y los hombres escriben la historia.

Como recuerda Lacan en el Seminario de la Ética, el amor de los amantes, varía según la epoptía en la que participaron, lo que quiere decir la iniciación que hace a la intervención de los dioses en el mundo antiguo.

Fedra pone en escena la hibris, esa desmesura que transgrede los límites impuestos por los dioses.

Fedra es pasión y desesperación, ahí donde su vida, decidida por otros, se encuentra al fin con el deseo.

Esta princesa cretense, hermana de Ariadna, es casada por indicación de su hermano, con Teseo, rey de Atenas, quien la aleja de su familia, llevándola lejos con el hijo, Hipólito, que él había tenido con su esposa Antíope.

Fedra, no decide, es arrastrada por el destino de los hombres y los dioses, ya que según la versión de Eurípides, Afrodita había maldecido a Hipólito.

Seguir leyendo “Fedra”