Por: Clelia Conde, Norberto Ferreyra, Patricia Mora

CLELIA CONDE:
Tratare de ser breve, concisa y clara, porque es una manera de ser masottiana.
El año pasado Norberto Ferreyra ha tenido la iniciativa de organizar unas reuniones de lectura de Masotta. Dado que son abiertas no les diré lo ricas y agradables que son, sino que los invito a participar. Es un espacio relajado y feliz, diría un momento de reencuentro, como cuando uno no ve a un buen amigo por un largo tiempo y cuando se vuelve a juntar tiene miles de cosas que decirse y la confianza es la misma que la última vez.
Yo no quiero abundar sobre Masotta, sobre su obra, sobre lo mucho que significa para nosotros, los Miembros de la Escuela. Solo decir que Masotta nunca quedó perdido en su trasmisión, sino presente en las voces y en la enseñanza de Anabel Salafia y Norberto Ferreyra. Aunque hubo tiempos en que no fue nombrado, el entusiasmo por la trasmisión de una experiencia y la experiencia de una trasmisión tema de nuestra Jornada, ha sido el campo de significancia donde los Actos de Escuela tuvieron lugar y eficacia.
Por esos desencuentros de la vida que se dan a veces por distancia espacial y otras como en mi caso por distancia temporal, desencuentros que a veces se producen con los amigos, yo no conocí a Masotta. Sin embargo como dice Berger en su libro aquí nos vemos, el tiempo puede ser reencontrado en el espacio, y yo lo encontré en la práctica de la escuela.
Aún así quiero decir algo muy sencillo de Masotta en la trasmisión. Lo que creo es el punto fundamental para mí: en la enseñanza todos los apoyos son dinámicos, los ejemplos que se dan no son para probar nada, en el sentido epistémico del término, solo sirven a condición de ser abandonados para una nueva y dificultosa lectura de Lacan. Apoyos dinámicos, que generan sus efectos y luego deben ser abandonados para que la palabra recobre su sorpresa, y los conceptos no anden zombis por los escritos ni vampiricen nuestro espíritu.
Para estar a tono con el espíritu de Masotta siempre hay que ir más allá, y hoy aprovecharía para dar con él otro paso más, las enseñanzas de Lacan también son apoyos dinámicos, la topología, las homonimias, las obras de Claudel -esta palabra tan cara a Masotta, a su ser inquieto y curioso- para atrapar lo que se puede de nuestra práctica.
Así es como Masotta lo expresa en la Introducción a la lectura de Jacques Lacan, al explicar el Seminario de la Carta Robada, apoyos dinámicos.
No digo con esto que los conceptos perimen, o que las fórmulas deban ser rehechas sino que las maneras en que las mostramos en la enseñanza exigen un continuo volver a pensar cómo es que la carta pueda llegar a destino.

Seguir leyendo “Homenaje a Oscar Masotta”