Buscar

Biblioteca Oscar Masotta

La biblioteca de la Escuela Freudiana de la Argentina

Autor

Biblioteca Oscar Masotta

La biblioteca de la Escuela Freudiana de la Argentina.

Una lectura sobre “LA LETRA ESCARLATA” Novela de Nathaniel Hawthorne

Por Jorgelina Estelrrich

“La literatura es salud” G. Deleuze

O…de los misterios de la letra?

Cómo es posible que una letra bordada en esa fina tela de color escarlata…sea el rojo ilustre de la figurabilidad del escarnio de la joven protagonista?

Habilidad del genio que cruza la vida de Hawthorne y hace letra de su obra.

Qué es lo que hizo de la vida de Ester un aciago destino de rechazo y aislamiento?

Qué pasó?

Seguir leyendo “Una lectura sobre “LA LETRA ESCARLATA” Novela de Nathaniel Hawthorne”

¿Dónde estamos?

Por Stella Maris Nieto

Las concepciones y representaciones del mundo, han ido cambiando desde el nacimiento de la ciencia moderna.

Del mundo antiguo y medieval, se produce un quiebre en el siglo XVII , una verdadera revolución espiritual,  a su vez raíz de la ciencia moderna, que vuelve a entrar en una nueva crisis en el siglo XX, con el descubrimiento de otras formas de existencia de la materia, con la física cuántica.

Las preguntas que han animado a los científicos en su búsqueda, son, ¿cómo es el mundo? Y ¿quiénes somos?

Pero para la transmisión del psicoanálisis, nos recuerda Lacan, la pregunta es ¿dónde estamos?, ya que la misma es el principio de la posibilidad del acto analítico.

Se trata del lugar donde se sostiene el analista, lugar siempre a la espera.

Seguir leyendo “¿Dónde estamos?”

Bancos de la peste

Por Jorgelina Estelrrich

Se puede decir así, hoy?

Que esta vía de un ensayo para  cierta práctica de la dramaturgia teatral por un lado  sea  de lo más actual pero a la vez hay otro en el que es posible ubicar en este texto lo que  bulle cada día en el aire entre nosotros, cuando en realidad es desde  siempre. Se trata de una ficción poética  y política con cierta composición escénica? o es un cuadro de pinceladas precisas de nuestra tantas veces repetida tragedia nacional, o planetaria? con la peculiaridad incluyente de bancos, cárceles o campos del intercambio, que hace a la estructura  que le concierne a todo aquello que desvasta la vida a su paso.

Las pestes!!! La q contara D’foe en “Diario de la peste” confinando a londinenses apilados en los carros de la muerte o los espectrales estragos que Camus desplegara en su novela, nos advierten de algún mal que insiste en volver, dejando al mundo dado vuelta no sin cierta indefensión y mortificado.

El corona virus ..mientras tanto.. anda haciendo lo propio en el orden mundial, como lo hizo la fiebre amarilla, la peste negra  y otras formas endémicas y pandémicas que afecta a la humanidad, no cesan de asolarnos como un renovado mal. Hoy? Otra vez. Que viene de los extranjeros, como mataba Ifigenia según Eurípides a las órdenes de Artemisa o qué? viene de dónde? De donde viene la peste de Tebas?

De dónde vienen las pestes? Es que no son ajenas al orden del discurso que prolifera en las soberbias de sus señoríos por las orillas del capitalismo de turno?

La única peste que funciona al revés de lo desolador que conlleva a todas las otras, las de todas las épocas… ¿no es aquella, la que descubriera Freud y comentara al llegar a la Clark  University, la del Inconsciente? esa, como dijera Lacan, de la que uno es responsable, en el lazo social también.

Aunque va escondido bajo nuestra cabellera está inscripto en el cuero, el del cuerpo… y eso es ” Yo la verdad hablo” por donde pueda. Eso no remite al discurso mercantil, la utilidad del mérito.

Seguir leyendo “Bancos de la peste”

Cuando las lilas florezcan… para siempre

Reseña de La siesta de M. Andesmas de Marguerite Duras
Por Graciela Zagarese

Leer a Marguerite Duras es acercarnos a una escritura que se (y nos) interroga acerca de la relación entre la angustia y el deseo. En esta novela, como en otras, su cadencia y su ritmo tan particulares crean un tiempo que se eterniza cada vez y un espacio que siendo el mismo se torna diferente. Resulta imposible no reconocer su trazo cuando se la lee.

Amalia Gamoneda, que ha realizado el prólogo y la traducción de esta novela, nos dice que: “Traducir es entregar la propia lengua a un pensamiento ajeno”. En esa misma vía puedo decir que reseñar un libro es adentrarse en él, en las palabras de su autor, para dejarse tocar por la vibración de su pluma.

Seguir leyendo “Cuando las lilas florezcan… para siempre”

¿Poder y memoria o el poder de la memoria?

Por María Cristina Bacchetta

¿Es posible pensar los acontecimientos históricos, al modo en que pensamos la historización del sujeto en análisis? ¿Implicaría esto pensar un sujeto de la historia? El psicoanálisis no es una cosmovisión, pero el concepto de inconsciente, su método, su lectura, han ido entramándose en otros paradigmas discursivos desde hace muchos años.

Comenzaré por la primera frase que disparó lo que luego sigue del texto. ” La mejor predicción del futuro es el pasado”. Frase que recuerda el Dr. Zaffaroni[i] durante un reportaje del 2006. Se refiere a nuestro país, a lo que históricamente se repite y lo que es necesario recordar.

Mientras lo leía, conecté con la idea del análisis como reconstrucción, como reescritura. En ese sentido podemos pensar la historia como escritura donde leer y volver a leer.   Tanto en lo social, como en la historia de cualquier persona, no se trata de algo que ocurrió allá lejos y hace tiempo, sin que tenga nada que ver con lo que nos ocurre –y en psicoanálisis, incluso podría no haber ocurrido “en la realidad”-. Pero ese “pasado” es algo que se presenta en nuestro presente a través de síntomas, lagunas, silencios, es del orden del trauma.

Seguir leyendo “¿Poder y memoria o el poder de la memoria?”

La presencia del analista en época de confinamiento. (“Noli me tangere”) *

Por María Gabriela Correia

Un hombre de las viñas habló, en agonía, al oído de Marcela.
Antes de morir, le reveló un secreto:
La uva-le susurró-está hecha de vino.
Marcela Pérez-Silva me lo contó, y yo pensé:
Si la uva está hecha de vino, quizá nosotros somos las palabras que cuentan lo que somos.
 Eduardo Galeano, La uva y el vino El libro de los abrazos. Ed, Siglo XXI.

Hablamos con el cuerpo sin saberlo.

Somos las palabras que cuentan lo que somos, porque de palabras estamos hechos. Las palabras son la estofa que le dan textura y dimensión a nuestro cuerpo. Eso mismo le enseñó la histérica al joven Freud. No era por la vía de las inervaciones motrices, que se  hallaba el camino para descubrir la etiología de sus síntomas. Éstos estaban hechos de palabras que en su encuentro con el cuerpo, habían trazado un territorio enfermo, díscolo, que respondía a otra lógica, ajena al organismo. Sólo hacía falta encontrar la palabra clave, la palabra cerrojo, porque si de palabras se hace un síntoma, Freud supo pesquisar que con palabras se deshace.

Seguir leyendo “La presencia del analista en época de confinamiento. (“Noli me tangere”) *”

La ventana abierta a las cinco*

Por Luz Lemos

Estamos en cuarentena, la ventana nos abre a una mañana de sol, a lo que sucede en  otras casas y edificios, algún movimiento lejano y silencioso llama la mirada a calles desiertas en las que algún auto o transeúnte se deslizan. La ventana cual pantalla nos despierta preguntas… ¿cómo estoy en relación a ese mundo que está tras los vidrios? ¿qué estarán haciendo quienes se asoman desde su interioridad? ¿Qué pensarán, qué querrán, cuáles serán sus sueños? En la soledad de la ciudad, frente a algunos quienes semejan ocupados conversando, la relación de unos con otros.

Je tombe!

Lacan en las clases del  7 de abril  y 5 de mayo de 1965 del  seminario 12, ha dibujado una ventana, con la cortina corrida y cinco macetas con sus flores; es allí donde ha tropezado mi mirada,  con este dibujo de una ventana que me interroga. Allí dice: sola a las cinco.

Seguir leyendo “La ventana abierta a las cinco*”

El fantasma de la libertad

Por Andrés Barbarosch

Jacques Lacan en contadas ocasiones habla sobre la libertad, me referiré a una que me acompaña como reflexión durante estos días de cuarentena obligatoria bajo la pandemia que estamos sufriendo del coronavirus.  

La mayoría de las veces  al hablar de ella  la reduce a un fantasma como en la película de Luis Buñuel El fantasma de la libertad, se la toma en términos de delirio, de ideología, lo cual entra dentro de la crítica de la ilusión de autonomía del yo, que cuanto más se pasea a sus anchas, más se aviene al desconocimiento de lo que es en tanto sujeto del inconsciente. Pero, como ocurre en el análisis un significante no nos lleva en una dirección única, lo que es lo mismo que decir con Freud que “el organismo quiere morir a su manera”.

Mi reflexión se apoya en una mención que hace a la libertad en un extenso párrafo que le dedica a Jean Paul Sartre en ´ El estadio del espejo` y en el que sostiene una polémica de alto voltaje con el existencialismo, que por la época propugnaba en  filosofía y en literatura, teniendo como su principal exponente las novelas de una trilogía que llevaba justamente el título: Los caminos de la libertad.

Seguir leyendo “El fantasma de la libertad”

Vulnerables y peligrosos, antes y después de la cuarentena

Colaboración de MARÍA CLARA ARETA

Todos y todas somos estructuralmente vulnerables y estructuralmente peligrosos, por lo cual cada uno, cada una, de nosotros es estructuralmente contagiante y estructuralmente contagiado.

Susan Sontag nos eseñó que nacemos con los dos pasaportes: el de sanos y el de enfermos e inexorablemente en nuestra vida usaremos ambos pasaportes. Diría que somos ciudadanos de los dos territorios: el de la salud y el de la enfermedad. Susan Sontag me enseñó que todos y todas somos migrantes en los territorios de la salud y la enfermedad, que la salud y la enfermedad no están separadas por una línea inamovible sino que la frontera entre la salud y la enfermedad es, en sí misma, un territorio.

La pandemia del Covid19, hizo primero que la línea-frontera entre la salud y enfermedad, cayera como línea inamovible y estable  y se nos presentara, inexorablemente, como  territorio-frontera movible e inestable,  entre la salud y la enfermedad.

Porque la engañosa ilusión de las imperturbables y todopoderosas fronteras  nos hace imaginar, muchas veces, que estamos a salvo de los males del otro, de nuestro prójimo.

Seguir leyendo “Vulnerables y peligrosos, antes y después de la cuarentena”

Blog de WordPress.com.

Subir ↑